Bullying, la toxicidad en los sistemas desde la infancia

por | 3 Mar 2022 | Educación

Definiendo el bullying…

El bullying o acoso escolar está a la orden del día en nuestras escuelas a nivel mundial. Se trata de maltratos repetidos y continuos de manera intencionada por una o varias personas con el propósito de agredir, intimidar, generar inseguridad o entorpecer el desarrollo escolar de la víctima.

La mayoría de veces el Bullying se da en secreto, es decir, hay ”una ley del silencio” que domina la situación con mucha fuerza. Esto dificulta la intervención y actuación de los adultos para intervenir y ayudar a solventar la situación.

Bullying…los diferentes roles

Hay diferentes roles que se pueden desempeñar: el de agresor, el de víctima y el del grupo.

El agresor es quien realiza el acoso, la víctima es  quien sufre el acoso y el grupo y su posicionamiento. Una dinámica de violencia dentro de un grupo es fruto de una serie de desordenes y malestares que se ponen en evidencia a través de conductas agresivas. El agresor y la víctima forman parte de una dinámica muy arraigada, por eso desde la mirada sistémica no se toma parte sino que se mira y se actúa hacia los implicados y el grupo para poder solucionar el conflicto.

Desde la escuela faltan recursos materiales y humanos para poder ocuparse del Bullying con toda la eficacia y resolución que se debería: entre otras cosas, falta dotar de formación profesional específica a los maestros para saber abordarlo. También es importante detectar las situaciones espejo:”a mi me hacían bullying y me bloqueo a la hora de ayudar a mi alumno que está en esta situación”. Por tanto es esencial el trabajo personal de los docentes y las familias de esas situaciones de infancia que no están resueltas.

acoso escolar

Consejos de actuación

Para el equipo docente…

Algunas posibles dinámicas de aula podrían ser el trabajarlo a través de la representación artística (collage que ejemplifique el respeto), la creación de una canción de aula (para que todos tengan su lugar y se trabaje en equipo, mejorar el sentimiento de pertenecer al grupo).

No debemos centrarnos únicamente en actividades dentro del aula, sino que debemos influir e intervenir fuera del aula, responsabilizarnos como sociedad de ello y ocuparnos del tema todos y cada uno de nosotros: familias, entorno, maestros, la sociedad en general. Los niños son la futura ciudadanía y sociedad y debemos hacer prevención ante todo.

Trabajo en equipo…

Mercè Traveset (2014), desde la mirada sistémica, propone un modelo de actuación delante del acoso escolar para comprender el conflicto en profundidad y resolver el problema conductual. Éste modelo me ha servido de inspiración para crear el mío propio, siempre conservando y preservando su esencia. Primero de todo debemos tener en cuenta que familia y escuela tienen que trabajar de manera conjunta. En el momento que detectamos un caso se pide a los familiares y tutores que estén presentes si perciben alguna anomalía en el comportamiento habitual de los niños.

Cuando hay un caso activo de acoso hay que establecer criterios comunes de actuación.  Para acompañar al alumno con el rol de víctima hay que crear entornos y espacios seguros donde se sienta protegido.

El modo de actuar con el agresor es protegerlo de la violencia hacia sí mismo y hacia los demás. Es necesario reeducar e incidir en la necesidad del agresor para poder reconducir la situación. Por eso es de vital importancia la intervención psicopedagógica. Debemos también dar estrategias para que el agresor pueda reconducir su dolor.

El grupo de iguales juega un papel muy importante, se les debe sensibilizar respecto a la violencia, cuando miramos las conductas inadecuadas y se identifican el grupo se posiciona de manera natural.

Consejos para las familias

Algunos consejos de actuación para las familias podrían ser velar por el uso seguro y responsable de las redes sociales, detección y el alto al ciberacoso.

 Las familias deben tejer un puente de confianza con los hijos para tratar este tema tan delicado con transparencia.

Es básico el trabajo colaborativo y que haya una buena comunicación con la escuela para conseguir solventar el conflicto.

Para concluir…

Se debe dotar al alumnado de herramientas y recursos para el desarrollo óptimo de las relaciones interpersonales, de este modo se hace prevención, el principal objetivo respecto a este tema tan presente en nuestra sociedad actual.

El autor/La autora

Agnès Fabregà

Asesora psicopedagógica de Formaser. Mi propósito es acompañar a la infancia, las familias y los profesionales de la educación en su bienestar emocional, desde la mirada sistémica.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.