Las tres inteligencias para el liderazgo efectivo

por | 24 Mar 2022 | Coaching, Inteligencia sistémica

¿Qué hay que hacer para ser un buen líder? En consulta, me encuentro que la principal demanda de líderes y profesionales del conocimiento que aspiran a serlo revuelve alrededor de como liderar y sentirse líderes. Eso incluye como comunicar, como delegar, como gestionar conflictos, como cohesionar equipos y como autoregularse en posiciones de responsabilidad para ser efectivos y no caer en el burnout.


Los nuevos líderes se dan cuenta que su rendimiento y el de sus equipos y empresas no sólo depende de las propias potencialidades y capacidades técnicas sino también de aquello que interfiere en el despliegue de esas habilidades: las interferencias externas y, sobretodo, las internas, las que nos son consustanciales. Estas interferencias- que, por otro lado, también son aquello que nos hace único y valioso- son fruto de nuestro temperamento y nuestra biografía y, en situaciones de estrés y de incertidumbre, pueden amplificarse.


En este artículo, antes de introducirnos en las tres inteligencias, presentaremos los retos especiales a las que se enfrentan las empresas que han adoptado el teletrabajo, las tecnológicas y, entre ellas, especialmente las startups- y que subrayan la necesidad de sus líderes de desarrollarlas.

Retos

Teletrabajo

El desarrollo de nuevas inteligencias toma más peso si cabe con el advenimiento generalizado del teletrabajo. Con todas las ventajas que aporta a nivel de productividad y ahorro de tiempo y dinero para los trabajadores y empresas, el teletrabajo tiene una serie de desventajas que atenúan las potenciales mejoras:

  • Falta de rituales de inicio y final de la jornada (como desplazamientos, cambio de contexto físico, etc.). La falta de una separación clara entre la vida familiar y laboral puede llevar a un nivel de estrés acumulado que lleve al burnout.
  • Ausencia del principal entorno socializador. La pertenencia es la necesidad más fundamental y el aislamiento puede producir ansiedad.

Mayor impacto en las relaciones. El aislamiento puede tener impacto en las relaciones creando interferencias que dificultan la comunicación efectiva y dañan las relaciones.

Nuevas tecnologías

En el mundo de las nuevas tecnologías, las estructuras empresariales son generalmente menos jerárquicas y son muy dependientes de un talento tecnológico que viene siendo escaso. En este escenario, las empresas son mas creativas, pero están sujetas a más fuentes de estrés debido a que requieren revisitar su estructura organizativa regularmente para adaptarse a los nuevos entornos competitivos que son volátiles, inciertos, complejos y ambiguos (VUCA). En este contexto, el talento cuesta de retener y un buen predictor de la permanencia de un trabajador es la calidad de la relación con su jefe.

¿Por qué fallan las empresas startup?

Una startup es una empresa que se encuentra al principio de su recorrido a la búsqueda de un modelo de negocio viable y escalable. Se trata de una aventura peligrosa y muy útil para la sociedad, pero muchas de ellas fracasan por una multitud de razones. Mencionaremos aquí las que tienen que ver con el equipo, las relaciones entre las personas y la propia regulación de los fundadores de las personas: equipo equivocado, discordia en el equipo/inversores, equipo “quemado” o sin pasión. Y tantas otras veces las interferencias personales quedan ocultas por razones económicas o técnicas.

tres inteligencias
¿Qué falla en una startup?

Las tres inteligencias

Para preparar a estos líderes delante estos retos proponemos tomar consciencia de tres inteligencias que ya tenemos pero que se pueden desarrollar con práctica y acompañamiento:

  1. La inteligencia del Yo o autoconsciencia
  2. La inteligencia del Yo-tu o inteligencia relacional
  3. La inteligencia sistémica

La inteligencia del Yo

«La inteligencia del yo o autoconsciencia es aquella capacidad darse cuenta de lo que uno piensa, de donde uno se interrumpe, de los propios sesgos y eso da el espacio de libertad necesario para tomar decisiones que vayan hacia el propio desarrollo.»

Efectos de primer orden: bienestar, evitación del burnout, efectividad, pensamiento estratégico, etc.

Este trabajo consiste en conectar con la parte de nosotros mismos que llamaremos self que tiene muchas cualidades positivas como la aceptación, la confianza, la calma, la sabiduría, la compasión, la conexión, el liderazgo y la perspectiva. El self es una suerte de testimonio interno que nos acompaña a poner luz sobre aquello que antes andaba oculto: el enfado, la hiperplanificación, el orgullo, etc. Y nos ayuda a darnos cuenta como aquello que nos interfiere lo hace porque pretende cuidarnos de algún modo. Mediante esta progresiva toma de consciencia vamos haciendo presente esas partes muy “productivas” pero que quizás pueden llevar a causar burnout i las partes que “lastran” pero que quizás nos ayudan a regularnos i a vincularnos con las personas.


Esta inteligencia se puede desarrollar de muchas maneras: con trabajo de mindfulness, trabajo de coaching o psicoterapia individual o grupal, trabajo corporal, etc.


En el trabajo de psicoterapia o coaching, acompañamos el cliente en sus objetivos al tiempo que nos ayudamos de la autoconsciencia para lidiar con dichos retos. Un punto importante que se vive en este tipo de procesos es que cuan mayor es la autoconsciencia que se adquiere más alta es nuestra capacidad de responsabilizarnos por lo que nos sucede que, al fin y al cabo, es una de las capacidades centrales del líder: la responsabilidad.

tres inteligencias
Autoconsciencia y responsabilidad van de la mano.

La inteligencia de la relación o del Yo-tu

«Cuando ya somos capaces de vernos a nosotros mismos un poco mas claramente y nos responsabilizamos de lo que nos pasa, podemos entonces ver al otro en sus fortalezas, interferencias y motivaciones y eso nos ayuda a construir vínculos que nos permite gestionar, inspirar y colaborar con otras personas.»


Efectos de primer orden: Autoestima, Comunicación asertiva, vinculación, retención de talento, desarrollo de capacidades cognitivas, etc.


Hemos empezado por hablar de la inteligencia del yo o la autoconsciencia, pero nos hace falta un tu para acabar de vernos a nosotros mismos. Y eso mismo es lo que hacemos: proyectamos en el espejo que es el otro aquello que nosotros o bien no tenemos resuelto o aquello que ansiamos más. En Psicología se habla de transferencia y en el ámbito sistémico de solapamiento de contextos. El trabajo de consciencia pasará por detectar cuando estamos poniendo en el otro, cualidades que no son suyas para así responsabilizarnos de lo que sentimos y poder actuar más profesionalmente. Por otro lado, podemos aprovechar las llamadas transferencias como una información de aquello oculto en nosotros mismos que nos guía. En psicoterapia, se trabaja los conflictos que típicamente se dan en estas situaciones y, en Coaching, lo utilizamos para ver quien es un modelo de persona/líder para nosotros y eso nos da pistas sobre cual debe ser nuestro norte personal.


La inteligencia relacional está íntimamente vinculada con la comunicación; incluso quizás sea la misma cosa. El aspecto esencial de la comunicación es la escucha y hablaremos de la escucha activa como la habilidad comunicativa por excelencia. Nacemos con una gran capacidad de percibir nuestro entorno, pero, con el tiempo, el cerebro va optimizando lo que necesita oír/ver/sentir para ahorrarse energía. La propuesta que hacemos es la de desarrollar la capacidad de atender a alguien, de escucharlo profundamente y eso, para el escuchado, es un lujo que ayuda a crear fuertes vínculos. Uno de los entornos donde más se aprecia esta capacidad en las reuniones one-on-one o performance reviews que es donde los líderes tienen que mantener conversaciones importantes y que son clave para el desarrollo de carrera de las personas. Además, esta inteligencia relacional nos ayuda a poder dar un feedback más profesional desde un sitio de respeto mutuo gracias al desarrollo de la asertividad.

tres inteligencias


En el contexto de consulta individual pero también en formaciones y supervisiones, podemos trabajar aspectos de la escucha como devolver al otro nuestra percepción de lo que ha dicho utilizando varias técnicas, mostrándose abierto y sin juicio, escuchar para percibir las fortalezas del que habla, escuchar el tono emocional y hacerlo con el corazón abierto.
Se habla poco de la importancia del desarrollo de la escucha activa para incrementar nuestras capacidades cognitivas. Por ejemplo, con técnicas derivadas de la misma como el stealmanning, donde en debates dedicamos gran parte del esfuerzo en entender la posición del otro y se lo hacemos saber con argumentos sólidos para luego defender nuestra posición desde un sitio constructivo, ensancha nuestra capacidad de razonar.

La inteligencia sistémica

«Esta inteligencia ya no remite a los individuos- yo y tú- sino que lo hace a los sistemas organizacionales done nos encontramos. Tomamos consciencia de los principios rectores de la organización y de los órdenes que la rigen. Somos capaces de alinearnos a nosotros, nuestros equipos y la organización hacia el rendimiento, el aprendizaje y el crecimiento.»


Efectos de primer orden: Mirada estratégica, Alineamiento con la misión de la empresa, Motivación auténtica


En este artículo, se describe muy bien la inteligencia de la que hablamos aquí. Se trata de una mirada más elevada que nos aleja del ruido interior para ver el todo además de las partes. En consulta, uno se da cuenta que algunos retos con los que se encuentran los líderes sólo se desbloquean si se trabaja de esta perspectiva sistémica. El individuo no es más que un síntoma de que dicho desorden existe y, muchas veces, con sólo verlo utilizando técnicas sistémicas el problema se desvanece.


Muchos líderes preguntan: ¿Cómo motivo a mi equipo? Ante esta pregunta, la respuesta pasa por poner orden y hacerse preguntas como: ¿Todo el mundo tiene el sitio que le corresponde? ¿Hay alguien queda mas o menos de lo que recibe? ¿Qué/Quién está siendo excluido? ¿Cómo de alineado está tu equipo/división/empresa hacia la misión fundacional? Cuando estás preguntas se trabajan, se empiezan a dar movimientos donde la pregunta sobre la motivación pierde interés.
La motivación está en el orden sistémico.

Invitación

Quién haya estado suficiente tiempo en el mundo de la Psicoterapia, el coaching y el mundo del acompañamiento y la ayuda en general, sabe que el desarrollo de estas inteligencias se da en espiral. Uno empieza por cualquiera de las tres y va trabajándose hasta que se encuentra con un reto que requiere de una habilidad que pertenece a otro tipo de inteligencia. Esto ocurre sucesivamente y uno va revisitando cada una de estas inteligencias multitud de veces. Sin embargo, cuando volvemos a una inteligencia que ya habíamos visitado, nos damos cuenta de que ya no somos el mismo y eso nos permite aprender aspectos que antes nos estaban ocultos.


La invitación es a entrar en la espiral con humildad y ganas de aprender sabiendo que no partimos de cero.

El autor/La autora

Oscar Paytuvi

Coach, Terapeuta y consultor en Formaser. Mi propósito es acompañar a personas, equipos y organizaciones a cultivar un orden interno que les de equilibrio y les de fuerza para asumir los retos que el destino les plantea.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.