Cuando la existencia toma sentido

por | 12 Ene 2011 | Blog

Muchas son las preguntas que suelen aparecer acerca de la existencia humana, son muchos los misterios que nos rodean y pocas son las respuestas convincentes que existen ante tantos interrogantes.

Imagino que muchos de vosotros os habréis estirado en el campo ante una noche llena de estrellas. La sensación de amplitud es inmensa y el pensamiento es capaz de llegar a construir infinitas variables acerca de qué se esconde detrás de lo que estamos viendo.

Desde hace mucho tiempo el ser humano ha ido buscando numerosas vías para encontrar un sentido a la vida y se han generado muchas hipótesis. Todas ellas con algún riesgo de error, ya que ninguna ha llegado a ser totalmente demostrada.

El conflicto aparece cuando esa inquietud existencial empaña la tranquilidad interior con la que hemos sido “configurados” (recordemos que en posts anteriores hablábamos de que la tranquilidad es el punto cero de nuestra existencia y son las emociones las que nos indican cómo volver a recuperar la tranquilidad).

La búsqueda, entonces se torna agitada y poco clara por encontrar un sentido y difícilmente se llega a encontrar buenas respuestas ante tal estado de angustia.

«Para llegar a mirar la verdadera esencia de las estrellas mira tu verdadera esecia».

Diferentes corrientes hablan acerca de que cuando uno alcanza la tranquilidad en su vida, en el día a día (o sea, en el completo presente), se es capaz de mirar la existencia desde un prisma totalmente diferente al que podríamos ver si no tenemos una tranquilidad “total”.

Para ello, entramos de nuevo en proceso, si queremos tener una mirada limpia es preciso limpiar nuestros egos (lo que tenemos que ser) y acercarnos a un estado de libertad interior (lo que somos), para llegar a mirar el exterior con libertad. Allí todo toma sentido.

De nuevo, el proceso de psicoterapia es un gran apoyo: ejercitando la concentración y estando atentos a las dispersiones que impiden alcanzar la tranquilidad, se trabaja para reorientar los erróneos movimientos personales, que dificultan descubrir esta mirada clara y limpia ante los misterios de la vida.

El autor/La autora

Miguel Martín

Llevo 15 años acompañando a personas y organizaciones en procesos de transformación y empoderamiento. He trabajado en estrecha relación con proyectos ligados al desarrollo social. Como director de Formaser, mi propósito es ayudar a construir espacios sostenibles de bienestar en el campo profesional.

Entradas que también te pueden interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.