Metodología

En Formaser trabajamos con una metodología propia que se aproxima a la inteligencia emocional desde una perspectiva sistémica.

Inteligencia Emocional

Nuestro cerebro es producto de la evolución mamífera y tiene tres estructuras diferentes (la reptiliana, la límbica y la racional).

Es el más primitivo y es el encargado de llevar a término funciones tan básicas e inconscientes como respirar o hacer la digestión.
Surge más tarde evolutivamente y lo compartimos con el resto de mamíferos; es el encargado de gestionar sensaciones y emociones y de resolver las necesidades de las que éstas nos informan.
Exclusivo del ser humano, se encarga del pensamiento lógico y de la capacidad de abstracción; gracias a él podemos leer, por ejemplo, o dar significados aprendidos socialmente a símbolos o señales diferentes.
El ser humano ha salido de la cadena adaptativa natural, construyendo un mundo aparte de la naturaleza y configurando nuevas realidades que necesitan utilizar el intelecto por encima del instinto para poder sobrevivir. Este comportamiento puede producir a veces dolor cuando no somos capaces de entender aquello que nuestros instintos quieren decirnos.

En Formaser el primer paso que damos es el de situar las sensaciones en nuestro cuerpo. Se suelen situar en el cuello, en el pecho, en el abdomen o en el bajo vientre. Las sensaciones son movimientos eléctricos producidos por el hipotálamo y suelen ser incomprensibles debido a su velocidad, invisibilidad y volumen. Es importante aprender a vivir en el presente y fijarse en la propia respiración para poder llegar a sentir aquello que nuestro cuerpo nos dice.

Las emociones son las identificaciones de las sensaciones. Las más básicas son la alegría, el miedo, la tristeza y el enfado. Para conseguir una buena salud psicológica hace falta procesarlas con la finalidad de descubrir aquella necesidad interior que se necesita resolver para calmar la emoción; sólo entonces el organismo o regresa a un estado de equilibrio.

El objetivo final es ser capaces de combinar el campo sensitivo (emocional) con el campo relacional (inteligencia) para descifrar qué requiere el organismo para regularse.  ¡Y así llegamos al concepto de inteligencia emocional!

Inteligencia Sistémica

El ser humano es relacional; es un mamífero que vive en comunidad y que necesita establecer relaciones para garantizar su supervivencia. La red de relaciones que conforman un grupo se denomina sistema, y todos los seres humanos forman parte de diferentes sistemas paralelamente en el transcurso sus vidas.

Hay muchos tipos de vínculos diferentes entre los integrantes de un sistema. Como que los seres humanos tendemos a repetir pautas relacionales inconscientes, es muy sanador aprender a ser conscientes del tipo de vínculos que desarrollamos con las personas de nuestros entornos (familia, trabajo, amigos…).

La inteligencia sistémica se articula en conectar la inteligencia emocional con el sistema de vínculos.

Inteligencia Emocional Sistémica

Por un lado, la inteligencia emocional es la metodología que facilita comprender el movimiento eléctrico (sensaciones, emociones) que se produce dentro de nuestro cuerpo. Somos capaces de comprender la información almacenada en las emociones a través de la toma de consciencia corporal. Solamente así podremos gestionar nuestro comportamiento para poder retornar al estado de equilibrio necesario para gozar de una vida plena.

Por otro lado, la inteligencia sistémica trabaja a partir de los frutos de la inteligencia emocional, pero enfocándose en el campo de las relaciones. Metodológicamente, facilita comprender el movimiento eléctrico producido en el cuerpo con relación a los propios vínculos y a los sistemas que los componen, con el objetivo de detectar las dinámicas de comportamiento que se producen.

La inteligencia emocional sistémica permite entender la información almacenada en las emociones y contrastarla con la información producida por el análisis de vínculos y del sistema al que pertenecen. Permite una comprensión más profunda de uno mismo y de los grupos de los que uno forma parte. En última instancia, pues, apunta hacia la consecución de una vida plena y real.

Permítenos ayudarte

Pide cita previa antes de venir para que podamos atenderte de la mejor forma posible.

Dirección: C/ de Saragossa, 18 08006 Barcelona.

Teléfono:  93 186 24 31

Whastapp/mobil: +34 690 246 861

 

Transporte público cercano:
Metro L3 (Fontana)
Ferrocarriles (Sant Gervasi y Pl. Molina)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información..

ACEPTAR
Aviso de cookies